Consejos Escolares de Participación Social

Funciones específicas


Definir un programa de trabajo de las actividades que se habrán de desarrollar a lo largo del año escolar, tomando en cuenta la opinión de los docentes y de las familias sobre el desarrollo de las habilidades lectoras de los alumnos.


Dar a conocer a los integrantes de la comunidad escolar el contenido del programa de trabajo y promover su participación.


Dar seguimiento al cumplimiento de las seis acciones para el fortalecimiento de la biblioteca escolar (véase la sección “Documentos de consulta”).


En caso de que ya exista en la escuela el Comité de la Biblioteca Escolar (una de las seis acciones para el fortalecimiento de la biblioteca escolar), se sugiere integrarlo a este Comité para establecer metas de lectura en la escuela (por ejemplo, número de libros a leer en el año escolar, número de libros donados a la biblioteca escolar, número de actividades de fomento de la lectura realizadas, entre otras).


Elaborar un diagnóstico de la biblioteca como formadora de lectores. Para ello, se podrán emplear los 10 propósitos de las escuelas formadoras de lectores (véase la sección “Documentos de consulta”). A partir de este diagnóstico, acordar con el Comité de la Biblioteca Escolar un plan de trabajo para la biblioteca y darle seguimiento durante el año escolar.


Promover el uso y mejora de las bibliotecas escolares y de aula, como recursos de apoyo para el fomento de la lectura, la formación de lectores y el desarrollo de círculos de lectura.


Promover el uso adecuado y permanente de los materiales impresos, informáticos y audiovisuales destinados a la escuela para el desarrollo de habilidades lectoras.


Sugerir a los maestros y directivos realizar un diagnóstico del desarrollo de la lectura en los niños y niñas del centro escolar.


Fomentar el gusto por la lectura entre los padres y madres de familia, maestros, directivos y demás miembros de la comunidad escolar mediante el uso de los libros de las bibliotecas escolares y de aula y su articulación con las actividades de aula sugeridas por los docentes.


Impulsar actividades diversas, como obras de teatro o recitales, que inviten al estudiante a leer.


Gestionar apoyos con organizaciones de la sociedad civil interesadas en promover la lectura en los centros escolares.