Consejos Escolares de Participación Social

Acciones sugeridas


a)  Protección Civil:


Acciones recomendadas en caso de desastres naturales (por ejemplo, terremotos, inundaciones, huracanes, tormentas eléctricas, calor y frío extremos, erupciones volcánicas, derrumbes o incendios forestales) o accidentes (como explosiones, fugas de gas o presencia de químicos tóxicos):


* Buscar asesoría para definir el procedimiento de evacuación y repliegue de acuerdo con los riesgos detectados en el plantel.
* Determinar los puntos de reunión internos y externos al plantel por cada tipo de emergencia.
* Verificar frecuentemente que las rutas de evacuación estén libres de obstáculos.
* Colocar y mantener en buen estado la señalización del inmueble y los planos guía.
* Elaborar y difundir los croquis de ubicación de los riesgos internos y externos, así como las rutas de evacuación, puntos de reunión, zonas de seguridad y lugares de localización del equipamiento   de emergencia.
* Preparar al personal docente y directivo a través de simulacros para actuar de acuerdo con los planes de emergencia preestablecidos.
* Promover que la escuela cuente con equipamiento para emergencias, que deberá incluir, entre otras cosas, botiquín, manual de primeros auxilios, extintores, silbatos y sistemas de comunicación.
* Buscar que la escuela cuente con sistemas de alerta temprana de sismos, huracanes o inundaciones (cuando existan en la localidad).
* Elaborar y actualizar permanentemente el censo del personal docente, de apoyo, de intendencia y del alumnado.

b)  Seguridad Escolar:

Recomendaciones para docentes sobre cómo evitar la violencia en el ámbito escolar:


Formar brigadas de vigilancia al ingreso y salida de la escuela.



Diseñar acciones orientadas a la prevención de las peleas o riñas dentro y fuera de la escuela.



Fomentar la solución pacífica de los conflictos a través del diálogo, la escucha activa, la cooperación, la negociación y la mediación.


Fortalecer entre los niños y jóvenes la importancia de construir relaciones sanas de convivencia basadas en principios como tolerancia, diálogo, comunicación, igualdad y respeto.


Gestionar que personal especializado capacite a la comunidad educativa para prevenir situaciones de riesgo.


Fomentar actividades culturales, deportivas y recreativas para aprovechar el tiempo libre de los alumnos.


Definir procedimientos para asegurar que toda persona ajena al plantel se registre en el libro de visitas.


Gestionar que los accesos de la escuela cuenten con los dispositivos de seguridad necesarios.


Recomendaciones para padres de familia sobre cómo evitar que sus hijos participen en actos violentos:


Observar y estar alerta a los cambios de conducta que presenten los hijos, como aislamiento, disminución en su rendimiento escolar, problemas de alimentación, presencia de  moretones, daños a sus pertenencias, temor a asistir a la escuela, peticiones de cambio de escuela, entre otros.


Establecer una comunicación afectiva, abierta, de confianza y directa con los hijos, motivando el diálogo a través de la honestidad y la empatía: “ponerse en el lugar del otro”.


* Establecer normas y límites claros.
* Creerles cuando digan que en la escuela alguien los molesta o los excluye.
* Evitar decirles que no hagan caso a los malos tratos.
* Conocer sus inquietudes, dudas, gustos y preferencias.
* Conocer a las personas que frecuentan.
* Respetar la individualidad y valor en cada uno de los integrantes de la familia.
* Fomentar en los hijos la expresión de sentimientos, percepciones y necesidades.
* Proponer alternativas de solución a los problemas que se les presenten.
* Enseñar que los errores y su reconocimiento son parte del aprendizaje en el desarrollo de los seres humanos.

Recomendaciones generales para padres de familia en materia de seguridad escolar:


Acompañar a los hijos las primeras veces que hagan un nuevo recorrido (escuela/casa, casa de familiares/escuela, casa de familiares/casa, entre otros), mostrarles puntos de referencia y lugares dónde solicitar ayuda en caso de que surja algún problema.


Si los niños o jóvenes realizan la ruta escolar en autobús, decirles claramente lo que deben hacer en caso de que algún día sus padres o tutores no estén para recogerlos cuando lleguen a la parada de su domicilio.


Informar al centro escolar sobre las personas que pueden recoger a sus hijos (abuelos, niñeras, familiares, padres de otros alumnos, entre otros) y comunicar a sus hijos quiénes son las únicas personas con las que pueden regresar a casa.


Enseñarles el nombre completo de sus padres.


Enseñarles su nombre y apellidos y, en la medida en que crezcan, la dirección, incluyendo el código postal, el número de teléfono de su casa y la clave LADA.


No dejarlos solos en el automóvil, ya que pueden sufrir un percance, como sofocación, insolación o incluso el robo o secuestro por un delincuente.


Alertar a sus hijos sobre los riesgos de interactuar con desconocidos que les soliciten ayuda o información.


c)  Adicciones:

Recomendaciones para padres de familia:


Establecer un diálogo constante con sus hijos para intercambiar opiniones de forma directa y sencilla respecto al tema, a fin de aclarar dudas y eliminar los mitos y falsas creencias que se tienen sobre las sustancias adictivas.


Escuchar a sus hijos. Procurar no criticarlos respecto a lo que piensan, ya que esto favorecerá un ambiente de confianza y comunicación. Conocer lo que saben o creen respecto a sustancias adictivas como el alcohol, el tabaco y otras drogas, de tal forma que se les pueda plantear situaciones de probable riesgo y las alternativas para enfrentarlas.


Promover y fortalecer reglas y valores familiares que ayuden a sus hijos a tomar decisiones contrarias al consumo, particularmente cuando se expongan a la influencia o presión de los amigos.


Promover estilos de vida saludables.


En caso de que el hijo o la hija tenga  un problema de consumo de drogas o de adicción, se recomienda establecer contacto con un especialista. Para tal efecto, el Consejo Nacional Contra las * Adicciones (CONADIC) ofrece orientación de forma gratuita desde cualquier punto de la República a través del número telefónico 01 800 911 2000, las 24 horas del día, los 365 días del año.


También se puede acudir a los Centros de Integración Juvenil, A.C. de la localidad. La labor de estos centros está encaminada a proporcionar orientación sobre prevención, tratamiento y rehabilitación en materia de consumo de drogas de manera gratuita (véase el directorio en la sección “Información relacionada”).